Unifim A.C.
 
flecha inicio flecha flecha mapa del sitio flecha flecha contacto

 

 

Por un sistema
financiero incluyente
y equitativo

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

  UNIFIM en medios
ACERVO
Biblioteca
Ligas relacionadas
Actualidades
ACCESO A
SOCIOS
 

 

 
Cobran Sofomes 730% a morosos. Reforma, Negocios, p. 1, Jessika Becerra. 27 mayo 2011/
 
Las tasas de interés moratorias que cobran las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple no reguladas (Sofomes ENR) llegan a niveles de 730% anual o 2% diario, según detectó la Condusef. "En sus contratos aparece un espacio en blanco en el concepto de tasa de interés moratoria, yo les pregunté a los directivos de cuánto es y respondieron que de 2% diaria; si lo multiplicas por 365 días, te da una tasa de 730%", indicó Diana Ferrer, directora de Evaluación de Productos de Crédito y Captación de la Condusef. Ferrer y José María Aramburu, director de Evaluación y Vigilancia del organismo, explicaron que con este nivel de tasas, los intermediarios pueden embargar la casa, el auto o un patrimonio de alto valor cuando el acreditado no puede pagar. "Quieren, en caso de incumplimiento, quedarse con la garantía, no hay otra cosa, por tener las moratorias tan elevadas", advirtió Aramburu. Con un rédito tan alto, en cuestión de días puede sobreendeudarse una familia. "Es una salvajada, es un abuso", comentó Ferrer. Refirió el caso de la Sofom Aspire, una entidad con sede en Estados Unidos dedicada a otorgar crédito a las pequeñas y medianas empresas, que opera en Guadalajara, León, Jalapa y Veracruz, mediante la Sofom Microcred, y que cobra ese nivel de réditos. Adalberto Palma, presidente de la Unión de Instituciones Financieras Mexicanas (Unifim), expuso que una persona puede sobreendeudarse por tomar varios créditos en Sofomes y microfinancieras, y que el problema es que nadie ha obligado a estas entidades a reportar cuántos créditos dieron y a quién se los otorgaron. Raúl Feliz, académico del Centro de Investigación y Docencia Económicas, expuso que normalmente los clientes que obtienen crédito de Sofomes se clasifican como de alto riesgo de impago. "Por naturaleza son clientes que la banca no quiere aceptar", expresó. El académico explicó que si bien las autoridades financieras no pueden intervenir, sí pueden proporcionar información clara y comparable. "Si les quitan el permiso para operar, van a seguir prestando, pero de manera informal; hasta ahora están constituidas con la ley mercantil, pagan impuestos y tienen empleados, lo que falta es información, es un abuso de la ignorancia y es donde la autoridad tiene que hacer el trabajo de información", indicó. La Condusef recordó que no puede regular precios, sólo verificar que las Sofomes informen sobre los costos del crédito en la carátula del contrato, en el contrato, la publicidad y la página web, sin embargo, no tiene recursos suficientes para vigilar que eso ocurra.
   
Golpes en la banca. Revista Expansión, p. 48-54, Genaro Mejía/
 
El invierno aún no termina, pero hace calor. Es la tarde del 17 de febrero en Palacio Nacional. Los directores generales de todos los bancos que operan en México entran al salón Panamericano, contiguo a la oficina del secretario de Hacienda. Están ahí invitados por Ernesto Cordero a la exposición ''México, 200 años'' y a una cena de gala. Esta misma tarde, los banqueros deben elegir a su nuevo presidente. Llevan meses enfrentados, sin ponerse de acuerdo sobre quién debe dirigir el gremio bancario. Pero hoy todo es cordialidad. Ya todo está pactado. Una semana antes, Luis Peña, director general de HSBC, el candidato apoyado por los grandes bancos de capital extranjero, declinó de manera pública su aspiración para presidir la Asociación de Bancos de México (ABM). Desde un principio, Roberto González Barrera, principal accionista de Grupo Financiero Banorte, donde Peña trabajó como director general entre 2004 y 2008, se opuso a su candidatura. Observados por un busto de mármol de Cristóbal Colón, discuten poco más de una hora algunos temas. Al final, le piden a Jaime Ruiz Sacristán, director de Banco Ve por Más, que salga del salón. En menos de cinco minutos, de forma unánime, votan por el único candidato. De regreso en el recinto, Ruiz Sacristán es ungido como el nuevo dirigente del gremio. Los aplausos llenan el recinto. Nadie parece recordar la larga lista de disputas por defender distintas agendas regulatorias. CAMBIO DE JUEGO Entender qué intereses y razones mueven a los dirigentes de los bancos que operan en México es más fácil si comparamos el sector bancario con el fútbol mexicano. Se trata de 41 equipos, unos de primera división y otros de segunda que juegan bajo las mismas reglas. En la primera división están cinco bancos (BBVA Bancomer, Citi-Banamex, Santander, Banorte y HSBC), que concentran 73% de un mercado donde se manejaban, hasta diciembre de 2010, activos por 5,300 millones de pesos. Dada esta concentración, las prácticas oligopólicas son comunes, dice David Olivares, senior credit officer de Moody''s. Por eso, muchas veces, los otros bancos, los de más reciente creación y menor tamaño, se quejan frente al árbitro financieras y reclaman que la cancha no está pareja. Pero estas diferencias son nuevas, y se deben, en gran medida, a la entrada de nuevos jugadores, con nuevos modelos de negocios, que poco a poco buscan obtener una mayor parte del mercado. Pese a que de 1993 a 2010, el número de bancos en México pasó de 18 a 41, la ABM había mantenido su fortaleza para representar los intereses del gremio ante el gobierno. "Como grupo de presión, la ABM llegó a ser muy eficaz", dice la investigadora Luz María Silva, autora del libro las memorias del Club de Banqueros. Un ejemplo claro del poder de negociación de la ABM ocurrió en agosto de 2009, cuando, gracias al cabildeo y a la negociación del gremio, Banxico decidió modificar su metodología para el cálculo del Costo Anual Total (CAT), pues, recuerda Luis Robles, reelecto como presidente ejecutivo de la ABM, se daba información al cliente que no mostraba el precio real de las tarjetas de crédito. Pero hoy la ABM no parece ser lo que era. La regulación bancaria de los últimos 15 años transformó drásticamente la cancha bancaria, lo que empezó a dividir a los diferentes jugadores. "Aprendimos a la mala, nos tocó la crisis y nos dimos cuenta de muchas cosas, y entonces los esfuerzos se concentraron en evitar que eso nos volviera a pasar", dice Juan Manuel Valle, jefe de la Unidad de Banca de la Secretaría de Hacienda. La pelea regulatoria fue caldo de cultivo para la división al interior del gremio. DIFERENCIAS REGULATORIAS La primera vez que la unidad del gremio se puso a prueba fue en julio de 2008, cuando se propuso en el Congreso la Ley de Corresponsales Bancarios. Banco Azteca, BBVA Bancomer y Banamex se opusieron con fuerza. Argumentaban que se daban ventajas inequitativas a bancos como Walmart y BanCoppel, que podrían extender su red sin ningún costo en sistemas tecnológicos ni medidas de seguridad, mientras ellos sí habían invertido en esta infraestructura. Tiempo después, ante los reclamos, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) agregó a esta ley la exigencia de varios controles operativos y técnicos, además de mecanismos para proteger la información de los clientes, con lo cual se limaron las diferencias entre los bancos. Al respecto, considera Luis Niño de Rivera, vicepresidente de Banco Azteca, "es prudente ir construyendo paulatinamente este negocio y ver cómo se va dando en el tiempo, en la realidad. Probar la regulación y probar el negocio, y asegurarnos de que no cometamos errores que puedan romper el único elemento por el cual la banca puede funcionar, que se llama confianza". Pese a los cambios en la regulación de corresponsales, para Santander "no es el esquema más eficiente" para llevar servicios bancarios a una mayor parte de la población, dice Marcos Martínez, presidente ejecutivo del grupo financiero. Explica que el futuro de la banca no está en más sucursales, sino en las transacciones electrónicas y por celular. En abril de 2010 se originó otro enfrentamiento entre los bancos, cuando el Banco de México cambió el esquema para el cobro de comisiones por uso de cajeros automáticos, el llamado surcharge, que les daba la posibilidad de elegir entre dos modelos de cobro: cobrarlo directamente al usuario o cobrarlo al banco emisor de la tarjeta. Todos los bancos eligieron la primera opción, con lo que afectaron a los bancos más pequeños y con menor infraestructura en el interior de la República, pues los dejaron sin opción de cobrar una segunda comisión, y obtener así recursos para instalar más infraestructura, además de alejar a sus usuarios de la red bancaria por los altos precios, explica Femando Álvarez Toca, director general de Compartamos Banco. El panista José Isabel Trejo, presidente de la Comisión de Hacienda del Senado, cuenta que el Congreso ha recibido muchas quejas de los bancos pequeños que están siendo afectados. "Las reglas deben ser parejas para todos y no empezar a hacer que los bancos perjudiquen a los usuarios", dice. Otra regulación que enfrentó al gremio ocurrió durante el primer trimestre de 2011, con la discusión de las nuevas reglas para créditos relacionados, con las cuales se buscaba limitar los préstamos bancarios a personas relevantes (socios, consejeros) para evitar un riesgo sistémico en el sector financiero por la salida de capitales de un banco. Aunque la medida estaba más pensada para proteger el sistema bancario de una posible decisión de instituciones extranjeras de sacar sus recursos y enviarlos a su matriz en un momento de crisis, los que sintieron que serían más afectados fueron los bancos mexicanos que pertenecen a grupos industriales o comerciales, como Multiva, de Olegario Vázquez Raña, Inbursa, de Carlos Slim, Banorte, de Roberto González Barrera, y Banco Azteca, de Ricardo Salinas Pliego. "Tú tienes instituciones que inician como un gran esfuerzo, como parte de un grupo industrial, y de repente salen con que las regulaciones les cambian en el camino", se queja Adalberto Palma, presidente de la Unión de Instituciones Financieras Mexicanas (Unifim). Ante estos argumentos de algunas instituciones, Guillermo Babatz, presidente de la CNBV, se enoja y dice irónico: "No te dejé poner tu banco para que tu pobrecito grupo industrial, que anda descalzo, tuviera acceso a mejores créditos". Así, pese a la oposición más encarnizada de los bancos mexicanos, apoyados por la Unifím, el pasado 4 de marzo se publicaron las disposiciones sobre créditos relacionados y se dio a los bancos sólo un mes (hasta abril) para cumplirlas. Babatz dice que estas disposiciones debían salir cuanto antes: "El periodo de transición era tan largo, hasta 2014, que ¿adivina cuál iba a ser el primer tema que iba a querer revisar el gremio con el gobierno entrante?: el transitorio de la regla". Tras la serie de regulaciones al sector bancario que, entre otras cosas, ha buscado promover la competencia entre todos los jugadores, Eduardo Pérez Motta, presidente de la Comisión Federal de Competencia (cíe), dice que ya es momento de analizar si estas reformas se han traducido en un mayor acceso al crédito y en precios más accesible de productos y servicios financieros. Nicole Reich, presidenta de Scotiabank, pide mantener un buen equilibrio en las regulaciones que se implementen. "Hay que recordar que la regulación excesiva suele generar más distorsiones y problemas de los que busca evitar", advierte. En el balance de daños de los pleitos regulatorios, Luis Robles, presidente ejecutivo de la ABM, reconoce que las reformas perjudicaron "a unos bancos más que otros", y eso los dividió. Pero aclara: "Como en toda familia y organización no todos están de acuerdo, pero hemos procesado las diferencias y hemos llegado a un consenso, y espero que en el futuro así siga siendo". PLEITOS DENTRO DE CASA El caldo de cultivo era propicio para generar más pleitos en la cancha. Las constantes diferencias por las regulaciones entrantes ya tenían muy sensible al gremio bancario. La primera prueba de fuego para la unidad en la ABM ocurrió a finales de 2008, cuando Banco Azteca, Banco del Bajío, Inbursa, Invex e Interacciones formaron la Unión de Instituciones Financieras Mexicanas (Unifim). En ese momento había un riesgo real de que varios de estos bancos dejaran la ABM. Esta nueva asociación, explica su presidente Adalberto Palma, ex vocal del IPAB, nació porque sus miembros consideran que los cambios regulatorios les perjudican a los bancos pequeños, lo que hace que "la cancha no esté pareja". Y se queja de los cambios regulatorios de los últimos años: "Cuando uno trata igual a desiguales, eso se llama inequidad, y creo que es algo que prevalece en todo el sector financiero". A muchos banqueros no les queda claro lo que busca esta institución. Según un alto directivo bancario, la Unifim se fundó con el ''padrinazgo'' de Ricardo Salinas Pliego, Antonio del Valle y Roberto González Barrera, quienes buscaban mayor presencia en el sector y ejercer presión frente a las autoridades. Aunque ni Banorte ni Ve Por Más están formalmente en la Unifim, "se dice que sí estuvieron detrás", cuenta el directivo. Los tres bancos involucrados negaron esta versión. Aunque al final los bancos que fundaron la Unifim decidieron no dejar la ABM para mantenerla como un vehículo para negociar con el gobierno, pronto habría un nuevo motivo de división en el cual el protagonista sería Roberto González Barrera, presidente de Gruma. A finales de enero de 2009, el gobierno de EU rescató Citi, con lo que se convirtió en su principal accionista y, por lo tanto, en principal accionista de Banamex. Dado que la ley en México prohíbe que un gobierno extranjero sea dueño de un banco que opere aquí, González Barrera cabildeó al más alto nivel para que el gobierno obligara a Citi a deshacerse de Banamex, y así poder comprarlo. Incluso, el propio González Barrera reconoció: "A Banamex, lo deseé y lo deseo" (Expansión, 1055). En noviembre del año pasado, con la compra de Ixe por parte de Banorte, González Barrera consolidó su grupo financiero como el tercero más grande del país, con Guillermo Ortiz, ex gobernador de Banxico, como nuevo presidente. Y ahí los directivos del grupo iniciaron con un discurso nacionalista sobre la importancia de una banca mexicana fuerte. Para Alejandro Valenzuela, director general de Banorte-Ixe, "aquellos bancos que se encuentren preservando capital como medida preventiva de sus casas matrices deben de ser llamados a contribuir más a la colocación crediticia en el país". Desde 2006, el mismo Guillermo Ortiz, entonces gobernador de Banxico y hoy presidente de Banorte-Ixe, ya hablaba del impacto de la presencia de bancos extranjeros sobre la solvencia de los bancos locales. De acuerdo con las recomendaciones que desde entonces hacía Ortiz, Alejandro Valenzuela dice que "sería deseable que una parte del capital de los bancos con matrices en el extranjero cotizara en la Bolsa Mexicana de Valores, lo cual sujetaría a todos las instituciones bancarias a los mismos estándares rigurosos en materia de revelación de información, prácticas societarias, entre otros, que impone la Ley del Mercado de Valores". La senadora del PRI María de los Ángeles Moreno opina que debe haber más límites que impidan que "una buena parte" de las utilidades de los bancos extranjeros sean enviadas a sus matrices. El tercer punto de choque ocurrió a finales de 2010 y principios de 2011. Luis Peña, director de HSBC, inició su candidatura para ser el próximo presidente de la ABM, apoyado por los grandes bancos con mayoría de capital extranjero. Roberto González Barrera mostró su rechazo a esta candidatura, movido por la idea de que le tocaba a un banco mexicano presidir la ABM, pese a que Banorte, al ser público, también tiene accionistas extranjeros. La disputa por la presidencia del gremio duró varios meses. Incluso, González Barrera amenazó con dejar la ABM y unirse a la Unifim. "Cuando vi que esa discusión estaba representando una posible división o una posible fisura dentro de la Asociación (ABM), yo decidí hacerme a un lado y por eso preferí que hubiera un candidato único y preferí retirarme de la contienda", cuenta Luis Peña. Pero la percepción de que la ABM ya no representa los intereses de todos los bancos existe. Adalberto Palma, de Unifim, dice: "Como decía un amigo mío, ''la percepción es la realidad''". Estar en la ABM es "casi casi a fuerzas", dice Pablo Riveroll, director ejecutivo de Actinver, que también pertenece a la Unifim. Tampoco a Antonio del Valle, presidente de Mexichem, de Ve Por Más y ex presidente de la ABM, le gusta que los bancos con mayoría de capital extranjero "tengan el manejo de la mayor parte del ahorro, de las operaciones de los recursos financieros de los mexicanos, y que las grandes decisiones que afectan al sistema bancario del país se tomen en las sedes de estas grandes corporaciones financieras que están en otros países". Para Luis Peña, este debate está fuera de lugar, pues todos los bancos operan bajo leyes mexicanas. "Yo creo que esa discusión de bancos extranjeros y bancos mexicanos es medio bizantina", dice, y explica que "incluso en los bancos que se ostentan como muy mexicanos, se debe ver su accionarado (sic), pues muchos de ellos cotizan en Bolsa y tienen 6o, 70 y 80% de su capital fuera de México", dice Peña. Sobre el conflicto por la sucesión, Ignacio Deschamps, presidente de BBVA Bancomer y presidente saliente de la ABM, opina que "no importa cómo, lo importante es que logramos la unidad del sector, que es el valor supremo que debemos tener en cualquier asociación". Hoy, en la cancha bancaria, en apariencia, todo está en calma. Los equipos se preparan para un nuevo partido. En un extremo de la portería, Adalberto Palma sonríe y dice que "Banorte, sin duda, sería bienvenido en la Unifim. Los asociados verían con buenos ojos su incorporación". Del otro lado de la cancha, Luis Peña exige definiciones del equipo en el que se quiere jugar: "La Unifim, creo que no ha agarrado vida propia, y creo que también es el momento de que los bancos que pertenecen a la Unifim dediquen un tiempo a decidir si quieren estar en las dos. O estás en uno o estás en otro, pero estar en las dos es un poco incongruente". La calma presagia que el silbato del árbitro sonará pronto. Los coqueteos, enojos y rencillas entre los jugadores siguen ahí.
Ver mas
   
Ve desventaja banca nacional vs. Extranjera. Reforma, Negocios, p. 1, Jessika Becerra/
 
Los bancos incorporados a la Unión de Instituciones Financieras Mexicanas (Unifim) están en desventaja respecto a los bancos extranjeros en materia de regulación y costo de fondeo, consideró Adalberto Palma, presidente del organismo. En entrevista, explicó que Unifim surgió hace 3 años por iniciativa de bancos nacionales que buscan crear un foro de discusión sobre su modelo de negocio y tamaño. Entre sus miembros se encuentran Afirme, Actinver, Famsa, Azteca, Compartamos, Bajío, Inbursa, Interacciones, Invex, Multiva y Bancoppel. "Tenemos un costo de fondeo muy alto... las condiciones de competencia son diferentes, en promedio entre los asociados el fondeo es arriba de 50 puntos de la tasa de TIIE, mientras que el fondeo de las instituciones financieras más grandes es de 30", dijo. Palma señaló que eso se refleja en tasas más altas para el acreditado en los créditos en general, por lo que pidió se les reconozca el tipo de modelo de negocios que tienen esos bancos. "Cuando (la banca de desarrollo) discrimina por tamaño o cuando se toma en cuenta la calificación de las instituciones para decidir el fondeo, debiera reconocerse el tipo de modelo de negocios que tenemos. "Las instituciones financieras mexicanas han hecho un esfuerzo de inversión y desarrollo y han crecido, la calificación refleja el tamaño, por lo que una institución grande, por definición, tiene una mejor nota que una pequeña", comentó. Palma criticó que la regulación de capitalización que proviene de los acuerdos de Basilea se haya adaptado en México de manera genérica, pese a que los bancos mexicanos (excepto Azteca) no tienen riesgo sistémico a nivel internacional, porque no tienen operaciones en otros países. Ante ello, planteó que se necesita rediseñar la arquitectura del sistema financiero. Se trata igual a desiguales, afirmó, y hay entidades como las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofom) que no reportan los créditos que otorgan, lo cual impide ver el nivel real de sobreendeudamiento de las familias. "Nos hemos abierto a que haya más jugadores en el sistema para generar competencia y yo lo que digo es que discutamos la arquitectura para ver si realmente estamos logrando los objetivos, porque hoy no sabemos el nivel de apalancamiento", comentó. Palma destacó que el sistema financiero debe estar alerta y considerar las señales del pasado, cuando algunas uniones de crédito quebraron, así como algunas Sofoles hipotecarias, en la crisis reciente. Quieren mercado Los bancos pequeños necesitan crédito de las instituciones de desarrollo, pero no lo obtienen a bajo costo, según Unifim. (Participación de cartera de crédito, %) Bancos internacionales BBVA Bancomer 26.72% Banamex 15.30 Santander 11.63 HSBC 8.07 Scotiabank 5.04 Bancos locales Interacciones 2.03% Azteca 1.32 Afirme 0.51 Famsa 0.48 Multiva 0.38 Fuente: CNBV.
   
Nombres, Nombres y... Nombres / Reto de Ruiz Sacristán en ABM limar diferencias entre bancos con distintos modelos de negocio. El Universal, Cartera, p. 3, Alberto Aguilar. 24 febrero 2011/
 
Ayer ya se designó a Jaime Ruiz Sacristán del banco Ve por Más, como el relevo de Ignacio Deschamps en la ABM, esto a partir de abril. Pese a que hubo finalmente consenso, prevalecen aún diferencias en cuanto a la supuesta exigencia de un convenio que había para que en esta ocasión tocará a los bancos nacionales. Vaya incluso algunos ven aberrante la separación entre extranjeros y locales, lo que consideran es una cortina de humo para disfrazar los disensos que hay en ese gremio, y que tienen que ver más con los distintos modelos de negocio. Prevalecen diferentes visiones en cuanto a temas como corresponsales, créditos relacionados y niveles de capitalización. La misma CNBV que lleva Guillermo Babatz ha sido víctima de estos forcejeos que ya generaron la UNIFIM a cargo de Adalberto Palma. Así que con la llegada de Ruiz Sacristán bien podría iniciarse una nueva etapa en esa agrupación.
Ver mas
   
Hoy se oficializa el cambio de Presidente en la ABM. EL Economista, Valores y Dinero, p. 9, Edgar Huérfano. 24 febrero 2011/
 
Una vez que se oficialice la designación de Jaime Ruiz Sacristán (director del Banco Ve por Más) como Presidente de la ABM, los banqueros terminarán por el momento con el conflicto de quién debería ser el nuevo representante de la banca; sin embargo, ahora tienen claro que los intereses cambiaron entre los miembros y que aún está latente el riesgo de una escisión dentro del gremio, consideraron directivos del sector. Después de que, desde mediados del año pasado algunos bancos de capital nacional se declararon en favor de que el nuevo Presidente de la ABM fuera de los suyos, las preferencias del sector oscilaron entre elegir a Luis Peña, director del banco de origen inglés HSBC, y a Jaime Ruiz Sacristán, director del banco especializado Ve por Más, llevando el desacuerdo hasta el punto en que se llegó a plantear de parte de bancos como Banorte que no estarían dispuestos a permitir atropellos en la elección. Directivos del sector bancario consideraron que, si bien Luis Peña declinó su candidatura a una semana de que se eligiera al Presidente de la ABM, la perspectiva de que los banqueros permanezcan en el largo plazo unidos no es muy clara. "El riesgo de separación no es de hoy es de hace unos años, cuando los bancos pequeños comenzaron a cobrar más relevancia en el sector y el reflejo de que el sentimiento sigue presente es la existencia de la Unión de Instituciones Financieras Mexicanas (Unifim) que no se ha desaparecido y en algunos casos, como el de los créditos relacionados, tuvo una participación importante", dijo uno de los directivos de Capital Nacional. La Unifim se conformó en el 2008 por un grupo de instituciones financieras con capital mayoritariamente mexicano, como los bancos Inbursa, Compartamos, y del Bajío, así como importantes casas de Bolsa independientes como Actinver e Intercam, donde desde su creación los bancos dejaron claro que no abandonarían la ABM, sino que sólo era una asociación paralela. La Unifim fue creada debido a que las instituciones financieras mexicanas enfrentan un ambiente que requiere formas de intermediación diseñadas de acuerdo con las condiciones del mercado y a las exigencias competitivas de los mercados.
Ver mas
   
   
< Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 Siguiente >

¿Qué es? | ¿Por qué? | Agenda | Objetivos| Asociados | Corporativo | Análisis y Com. |Contacto   Todos los Derechos Reservados UNIFIM © Diseño E3 Creativa